cerrar-sesion editar-perfil marker video calendario monitor periodico fax rss twitter facebook google-plus linkedin alarma circulo-derecha abajo derecha izquierda mover-vertical candado usuario email lupa exito mapa email2 telefono etiqueta

El futuro del procesamiento pasa por el tándem Mainframe – Cloud

  • Por Christopher O’Malley, CEO de Compuware

no hay comentarios Haz tu comentario
Imagen de logotipo de facebook Imagen de logotipo de Twitter Imagen de Logotipo de Google+ Imagen de logotipo de Linkedin

Desde los años noventa, hemos sido testigos de frecuentes predicciones que apuntaban a la desaparición del mainframe, algo que no ha sucedido hasta la fecha, ni se prevé que ocurra. Por el contrario, el mainframe sigue estando fuertemente arraigado en las organizaciones más importantes del mundo, por el simple hecho de que no hay una plataforma de proceso que aporte mayores niveles de fiabilidad, seguridad y disponibilidad de servicio.

Sirva como ejemplo que los actuales z13 de IBM pueden administrar 100 Cyber Mondays cada uno de los 365 días del año. Y que el volumen de transacciones CICS que gestionan diariamente convierte en una minucia el sumatorio de las cifras relacionadas, durante el mismo periodo de tiempo, con las búsquedas en Google, el número de tuits, de visualizaciones de vídeo en YouTube o los ‘Me gusta’ en Facebook.

A pesar de esta realidad, una parte del entusiasmo de los profesionales TI se focaliza hacia alternativas supuestamente más ‘modernas’, entre las que se incluyen las arquitecturas distribuidas y la nube. Desde su perspectiva, las empresas deberían abandonar el mainframe y migrar sus procesos hacia un entorno de nube híbrida, que combine la capacidad de sus infraestructuras de servidores con la requerida bajo demanda a los proveedores de servicios cloud.

Sin embargo, un examen riguroso de los aspectos económicos y de rendimiento de las TI, nos lleva a conclusiones muy diferentes. Por supuesto, un entorno TI híbrido es el óptimo para muchas organizaciones, pero las dos plataformas que deberían constituirlo son el mainframe y la nube.

De hecho, los entornos distribuidos son onerosos, además de representar un importante obstáculo para la agilidad de las empresas ¿Por qué? Los costes asociados con la implantación y gestión de arquitecturas distribuidas tienden a crecer en espiral, como lo demuestran estudios como el realizado por Rubin Worlwide, donde se comparan los costes y rendimientos alcanzados por entidades financieras basadas exclusivamente en distribución de proceso, con los de otras instituciones soportadas en mainframe, para concluir que estas últimas consiguen ahorros de coste y rendimientos muy superiores. Y la misma conclusión puede extrapolarse a cualquier organización empresarial, con independencia de la industria a la que pertenezca.

Por otra parte, cualquier profesional de TI que haya trabajado con plataformas distribuidas es consciente de las complicaciones que presentan: incontables horas dedicadas al parcheado, actualización y resolución de problemas, sin hablar de la complejidad intrínseca a la gestión de granjas compuestas por diferentes tipos de servidores, dispositivos de almacenamiento, de red y sistemas operativos. Cuanto más código se requiere, más infraestructura, personal y capacidad de centro de datos se necesita, de forma que las economías de escala son mínimas. Y lo que es más importante: los departamentos de TI nunca tendrán una sensación plena de seguridad, porque la matriz de amenazas se expande siempre más rápidamente que la de las propias defensas interpuestas por la empresa.

En contraste, el mainframe entrega un elevado rendimiento y seguridad, una sólida fiabilidad y unos costes incrementales que se aproximan a cero, en definitiva, un entorno donde la lógica económica de las dos plataformas TI cobra su auténtico valor. Por estos motivos, desde nuestra perspectiva, el mainframe superará, a lo largo del año, a las arquitecturas distribuidas como soporte de las aplicaciones críticas de negocio.

Cualquier otra aplicación -RR.HH., productividad, automatización de ventas, etc.- puede correr sobre la nube, donde las economías de escala son mayores gracias a que las inversiones en bienes de capitales (Capex) son prácticamente inexistentes y a la permanente actualización de las soluciones por parte de los proveedores de servicios cloud.

Desde esta perspectiva, la lógica acerca de las plataformas -mainframe y cloud- que deben constituir la cloud híbrida es irrefutable, lo que significa que solo hay dos razones por las que las organizaciones TI no lo están haciendo: negar algo tan evidente como que el coste de propiedad del mainframe es menor que el de las plataformas distribuidas y situar los intereses de los profesionales de TI por encima de los de sus organizaciones.

A pesar de estos obstáculos, ambas plataformas, mainframe y cloud, proporcionarán en el futuro importantes beneficios económicos y de rendimiento a las empresas de todo el mundo.

Etiquetas

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Debes haber iniciado sesión para comentar una noticia.